«El daño ya está hecho y los costos son enormes: confianza en inversionistas, situación de proveedores»: Rómulo Mucho sobre Las Bambas

«El daño ya está hecho y los costos son enormes: confianza en inversionistas, situación de proveedores»: Rómulo Mucho sobre Las Bambas

El expresidente del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP) y eviceministro de Minas Rómulo Mucho advirtió que la paralización obligatoria de Las Bambas ha afectado sobremanera no solo a los miles de proveedores, entre extranjeros, regionales y comunitarios, sino también a cientos de comerciantes pequeños y medianos en Lima, quienes dependen de la operación minera ubicada en Apurímac.

«Con la suspensión de las actividades de Las Bambas, hoy están perdiendo miles de proveedores grandes, medianos y pequeños, e inclusive los mismos comerciantes de emporio comercial de Gamarra, quienes se encargan de elaborar los equipos de protección personal de alta rotación para diversas minas del Perú», dijo en Canal N.

Asimismo, Mucho, actual director del IIIMP aseveró que la inactividad de Las Bambas pondría en riesgo que el sector minero no aproveche el incremento de los precios de los minerales para exportar sus productos con más valor y, por consiguiente, contribuir en mayor medida al fisco nacional.

«El daño está hecho y los costos son enormes, no solo por la pérdida de la producción y los ingresos fiscales, sino por la pérdida de confianza de los inversionistas hacia el Perú y la complicada situación de los proveedores de Las Bambas, que hoy enfrenta una detención forzosa mayor a 50 días», afirmó.

El exviceministro de Minas ejemplifica que Las Bambas pone al descubierto que las manifestaciones sociales son hoy más violentas, pues no solo se bloquean las carreteras, sino que ahora se invade a la propiedad privada de las empresas mineras, lo cual es promovido por los «comerciantes de conflictos».

«Los pueblos del entorno de la mina deben ser parecidos a un país de primer mundo: con todas las brechas sociales resueltas. Pero no es así en muchos casos, debido a la mala gestión de los fondos públicos, la corrupción y la inexistencia de planes de desarrollo territorial. Todo eso agrava el conflicto», reflexionó.

Rómulo Mucho invocó al Estado a tener una mayor presencia en estas comunidades a través de comisiones multisectoriales lideradas por el Minem y conformadas por el Minsa, Minagri, Midis y MTC, a fin de escuchar las demandas sociales y evaluar las medidas que prevengan el agravamiento de los conflictos.

«No hay gobierno, hay anarquía, por lo que se necesita un liderazgo sólido para resolver este problema y asegurar que todos ganen. Con la paralización de la minería, estamos destrozando el futuro de las nuevas generaciones. El destino de la actividad minera se está jugando en Las Bambas», remarcó.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)