Ejecutivos mineros pierden fe en capacidad de Pedro Castillo de impulsar inversiones en su sector

Ejecutivos mineros pierden fe en capacidad de Pedro Castillo de impulsar inversiones en su sector

Ejecutivos del sector minero dijeron a Reuters que las protestas que paralizaron dos grandes minas en Perú han golpeado la figura del presidente izquierdista Pedro Castillo, además de retrasar una cartera de nuevos proyectos mineros por US$53.000 millones en un momento de altos precios del cobre. Simplemente, están perdiendo la pizca de fe en el mandatario que cumplirá un año en el cargo, y no saben si más dado las últimas revelaciones de la fiscalía, que lo investiga, y de candidatos a la colaboración eficaz, como Bruno Pacheco, exsecretario presidencial, que se entregó a la justicia luego de haber estado prófugo.

«Fue un año en que se ha perdido una oportunidad», afirmó Raúl Jacob, presidente del gremio privado de empresarios mineros y vicepresidente de finanzas de Southern Copper, cuya mina Cuajone suspendió sus faenas por un conflicto social. «Los inversionistas extranjeros han perdido fe en la capacidad de Perú de llevar adelante proyectos mineros», acotó.

Las Bambas, una de las minas de cobre más grandes del mundo, paralizó este año su operación por 50 días y la empresa de la china MMG suspendió su objetivo previsto de producción mientras una tregua con comunidades pende de un hilo luego de que no se llegara a acuerdos tras conversaciones. Perú es el segundo mayor productor mundial del metal rojo.

El presidente y gerente general de la mina de cobre Antamina, Víctor Gobitz, dijo a Reuters que con Las Bambas se perdió además la ocasión de discutir una solución más integral y sostenible en el tiempo, que podrían evitar futuros conflictos.

«No debemos improvisar en el sector», afirmó el ejecutivo. «Hasta se pensó en aumentar impuestos al sector y tributar más es poner en riesgo nuevos proyectos», agregó.

El presidente de la Compañía de Minas Buenaventura, Roque Benavides, afirmó que a pesar de que el clima en el sector luce ensombrecido, aún se pueden empujar los grandes proyectos, pero se requiere un giro de actitud. «Para darle viada (a los planes mineros) el gobierno debería generar estabilidad, agilizar los permisos y potenciar las oficinas de resolución de conflictos sociales», afirmó.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)