eDumper, el volquete eléctrico de 50 toneladas que prueban en una cantera suiza

eDumper, el volquete eléctrico de 50 toneladas que prueban en una cantera suiza

El coche eléctrico más grande del mundo pesa 50 toneladas, se llama eDumper, tiene una batería de 700 kWh (siete veces más potente que la batería que da vida al Tesla Model S) y en cada viaje genera electricidad. Ahorra entre 500,000 y 100,000 litros de diésel cada año.

El eDumper está construido sobre la base de un camión Komatsu que fue desmontado y reconstruido. Lithium Storage GmbH y Kuhn Schweiz AG (las dos empresas que han realizado el prototipo) han intercambiado el motor diésel del camión por un nuevo motor 100% eléctrico, con el con el respaldo del laboratorio de Ciencias de Materiales y Tecnología (EMPA) del citado país.

Se prevé que, durante una década, el volquete eléctrico realice hasta 20 viajes al día transportando materiales desde una cantera en la montaña de Chasseral.

El rediseño del modelo ha tenido un coste total de casi un millón de euros y con este concepto eléctrico las marcas fabricantes pretender ver la rentabilidad de este tipo de vehículo. Si el uso del eDumper resulta exitoso, Ciments Vigier SA podría alimentar hasta ocho vehículos 100% eléctricos a largo plazo.

El eDumper tiene una capacidad de arrastre de 71 toneladas. El conductor tiene que ascender nueve escalones para llegar a la cabina, su enorme batería de 1.440 celdas de níquel-manganeso-cobalto tiene un peso de 4,5 toneladas y unos neumáticos que tienen casi dos metros de diámetro. El volquete se emplea en trabajos de minería en una cantera de cemento para la empresa Ciments Vigier en Suiza, cerca de Biena.

En cada ida y vuelta genera electricidad. Debido a que el eDumper sube la montaña vacío y la desciende transportando 71 toneladas de roca, es capaz de genera 40 kWh durante su camino de descenso utilizando la frenada regenerativa, mientras que para subir de nuevo a la cantera tan solo necesita 30 kWh.

El volquete es un prototipo, un proyecto con alguna imperfecciones en las que  trabajan aún.  “Algunas baterías empieza a echar humo y otras estalla en llamas”, dijo Marcel Held en un comunicado, un experto en baterías que trabaja en el proyecto, hace casi un año. “Lo crucial en este caso es asegurarse de que las células vecinas no sean dañadas por el fuego y el calor, de lo contrario existe riesgo de una reacción en cadena”.

“Nunca hasta la fecha un vehículo terrestre ha sido equipado con un pack de baterías de tanto tamaño”, aseguraron e 2017 desde la EMPA, que explica que este está formado por 1.440 celdas NMC (de niquel, manganeso y cobalto).

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)