Drones seducen cada vez más a las grandes mineras, pero normativa frena su masificación

Drones seducen cada vez más a las grandes mineras, pero normativa frena su masificación

Desde el año 2016, más del 70% de las grandes empresas mineras han probado los drones en sus instalaciones para la recopilación de datos aéreos ilimitados y mapeo, entre otras tareas, según la encuesta de GlobalData.

El estudio, basado en más de 200 sitios mineros, muestra que hay una penetración sustancial de drones en las minas de África, Australia y Europa. En estos dos últimos continentes, las empresas invirtieron más del 60% en los drones, cuyos beneficios repercutió en importantes ahorros.

«Con la tecnología de drones capaz de recopilar datos aéreos ilimitados, los ingenieros ahora pueden registrar y rastrear más información en mucho menos tiempo y, por lo tanto, centrar sus esfuerzos en el análisis y la interpretación», destacó el informe.

Algunas de las grandes empresas mineras que ya han aplicado esta tecnología son Rio Tinto, Vale, BHP, Anglo American y Barrick Gold.

No obstante, dentro de la medianas y pequeñas mineras, la penetración de los drones fue solo del 37%.

Regulación

GlobalData precisó que las regulaciones «se perciben como un obstáculo» para que los aparatos de monitoreo aéreo sean «absorbidos comercialmente».

En todo el mundo, las autoridades nacionales de aviación están trabajando para modernizar las reglas que establecen, con el fin de allanar el camino para la adopción generalizada de la tecnología de aviones no tripulados con fines comerciales.

Algunos de los factores cruciales que entran en el ámbito de estas normas incluyen, entre otros, los límites de vuelo nocturno, las inspecciones periódicas y los límites de altura de vuelo.