Defensoría del Pueblo constata que derrame de petróleo se desplazó hacia el río Marañón

Defensoría del Pueblo constata que derrame de petróleo se desplazó hacia el río Marañón

Durante una supervisión, la Oficina Defensorial de Loreto, junto al Ministerio Público y los líderes indígenas de comunidades nativas, constató que el derrame de petróleo ocurrido en el km 55 del Oleoducto Norperuano (ONP) se desplazó hacia el río Marañón. Sumado a ello, recientemente, tomó conocimiento que los trabajos de contención que venían ejecutándose han sido suspendidos. 

“En ese sentido, se advierte que esta situación agrava la vulneración del derecho a un medio ambiente limpio, saludable y sostenible, y pone en riesgo el derecho humano a la salud de la población de la comunidad nativa Nueva Alianza y otras asentadas a lo largo del trayecto del río Marañón”, comunicó la Defensoría del Pueblo. “Cabe recordar que, además de este derrame, en el mes de enero también se produjo otro derrame en el km 59 del ONP; ambos en el distrito de Urarinas, provincia y región Loreto”, indicó el jefe de la Oficina Defensorial de Loreto, Abel Chiroque. 

LEER TAMBIÉN: Derrame de hidrocarburos: Petroperú traslada personal y equipos para atender nuevo evento ambiental

Ante esta situación, la Defensoría del Pueblo recomendó al Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) realizar las acciones de supervisión correspondientes a fin de que Petroperú, empresa estatal responsable de la administración del ONP, cumpla con las acciones de limpieza y contención para evitar mayores afectaciones al ambiente y proteger la salud de la población, sin perjuicio de dictar las medidas administrativas requeridas para lograr tales objetivos.

También recomendó al Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin) que supervise el cumplimiento de las obligaciones técnicas y legales vinculadas a la seguridad de la infraestructura del ONP, a fin de que se identifiquen las causas de estos derrames y se prevenga una nueva ocurrencia. No obstante, lejos de ser atendida esta problemática, la misma se ha agravado, de acuerdo a lo reportado por la comunidad nativa Nueva Alianza.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)