De cada mil estudios, solo se puede concretar una mina

De cada mil estudios, solo se puede concretar una mina

Por Henry Luna, presidente del Instituto Geológico, Minero, Metalúrgico (Ingemmet)

Fomento y desarrollo de la exploración minera en el Perú.

En el año 2019 las inversiones mineras sumaron US$ 6,157 millones, superando la meta de US$ 6,000 millones propuesta para dicho año, significando un crecimiento de 24.5% con respecto a lo invertido en esa actividad en todo el 2018. Este resultado fue motivado por la puesta en marcha de los proyectos cupríferos de Quellaveco, Mina justa y Ampliación Toromocho, además de la culminación de la construcción de Relaves B2 San Rafael y Quecher Main.

La actividad de exploración minera en el 2019, a pesar de tener un panorama mundial poco favorable, se tradujo en una inversión de US$ 357 millones de dólares, lo que significa el 5.8% de toda la inversión minera en el Perú. 

El Perú es reconocido en el mundo por su inmensa riqueza mineral y su gran potencial geológico, donde solamente el 0.3% de su territorio es ocupado por concesiones mineras en etapa de exploración y el 0.9 % por concesiones mineras en etapa de explotación. Por otro lado, las minas en operación que generan anualmente más del 60% de las divisas que ingresan al Perú por exportaciones nacionales, solamente ocupan el 0.05% del territorio nacional (aproximadamente 63,000 hectáreas). 

El Perú tiene una cartera de proyectos de construcción de mina que consta de 48 iniciativas por una inversión conjunta que supera los US$ 57 mil millones de dólares. En el caso de la exploración, la cartera de inversiones mineras consta en la actualidad de 64 proyectos mineros, que significa una inversión de aproximadamente US$ 500 millones de dólares donde el 79% son proyectos greenfield y el 21 % son proyectos brownfield, siendo Arequipa, Cajamarca y Pasco los departamentos con las mayores inversiones proyectadas; cabe destacar que más del 50% de las inversiones en exploración se dirigen a proyectos de cobre, seguidos por los de oro y plata.

¿Por qué estamos así?

Si tenemos en cuenta la reciente Encuesta Fraser, que intenta evaluar la percepción de los ejecutivos de las compañías mineras respecto de las políticas públicas que podrían afectar la inversión minera, en cuanto al índice de atractividad a la inversión (IAI), el Perú ocupa el puesto 24° de 76 jurisdicciones evaluadas, mostrando un evidente descenso, en comparación al puesto 14° de 83 jurisdicciones evaluadas, ocupado el año 2018, sin embargo, al ver el detalle de los dos componentes que constituyen el IAI, notamos que en el Índice de Percepción Política ocupamos el puesto 45°, en tanto que en el Índice de Mejores Prácticas en Potencial Minero ocupamos el puesto 12°; esto es un indicativo que nos señala hacia dónde deben dirigirse nuestros mayores esfuerzos. 

El comentario que destaca el referido estudio, hecho por el presidente de una compañía exploradora: “Los permisos de exploración son excesivos e impredecibles. Ellos ocasionan retrasos y cancelaciones en los proyectos”, grafica el sentir de la mayoría de empresas exploradores.

Por otro lado, actualmente, estamos en una época en la cual las exploraciones greenfield han disminuido. Esto debido a que muchas empresas, que anteriormente realizaban exploraciones, ahora han decidido ir de «shoopping», es decir han optado por adquirir o comprar proyectos de exploración avanzada, en los cuales ya cuentan con permisos de perforación.

Esta disminución de las actividades de exploración y las decisiones de las empresas mineras en comprar proyectos avanzados, se debe a dos factores:

  1. Los problemas sociales que no permiten el desarrollo de nuevas operaciones mineras.
  2. El tiempo que demora adquirir los permisos para realizar actividades de exploración avanzada (perforaciones)

Con respecto a los problemas sociales, desde el Ingemmet, tenemos la constante tarea de difundir la importancia de la actividad minera en el país, con la finalidad de concientizar a las comunidades andinas que el Perú es un país minero y por tanto debemos aprovechar este importante recurso para capitalizar y con ese capital desarrollar y/o repotenciar otros sectores productivos como Agricultura, pesquería, educación etc.

El tema social es el factor principal, por el cual existe una desaceleración de las exploraciones. Y esto se ve reflejado en la última relación de concesiones mineras extintas, muchas de estas áreas, que eran parte del plan de exploración de los titulares mineros, han sido dejadas de lado, a pesar de ser áreas con un alto potencial minero, únicamente por temas sociales.

Con respecto a los permisos y trámites de exploración, el Ministerio de Energía y Minas está trabajando en acortar los tiempos para poder agilizar en el corto plazo los trabajos de exploración avanzada. Desde Ingemmet se está trabajando para dar facilidades a los usuarios mineros para que hagan seguimiento a sus trámites de concesiones y puedan obtener sus títulos de concesión en el menor tiempo posible.

A inicios de marzo, durante la última edición del PDAC, la Ministra de Energía y Minas anunció modificaciones en la legislación, a fin de agilizar la llegada y ejecución de inversiones en exploración minera. Específicamente, cambios en el Reglamento de Procedimientos Mineros promulgado a través Decreto Supremo N° 018-92-EM, con el propósito de optimizar los procedimientos ante el Ingemmet y Minem.

De igual forma se aplicarán modificaciones al Reglamento de Protección Ambiental para las Actividades de Exploración Minera y al Reglamento de Protección y Gestión Ambiental para las Actividades de Explotación, Beneficio, Labor General, Transporte y Almacenamiento Minero, lo cual permitirá optimizar los procedimientos administrativos, reducción de barreras y costos.

¿Qué debemos hacer para mejorar?

Es evidente que, para alentar la exploración minera, el aspecto legal es una de las aristas más importantes, a través de la aprobación de leyes que simplifiquen los procedimientos administrativos que tutelan las actividades de exploración minera, abreviando los trámites y reduciendo la “permisología”, así como el establecimiento de mecanismos eficaces para la solución de los conflictos sociales.

De otra parte, es importante asegurar dispositivos normativos que incorporen enfoques técnicos de carácter multisectorial, a fin de implementar procesos administrativos más eficaces que reduzcan los tiempos de espera a los administrados e inversionistas mineros. Por ejemplo, la reglamentación de la Ley Nº 30640 de cabeceras de cuencas, tiene que elaborarse desde un punto de vista eminentemente técnico que cuente con la opinión del Ingemmet como ente rector de la geología en el Perú y de todos los sectores productivos involucrados con el recurso natural agua (agrícola, minero, gas, petróleo, pesca, energía, etc.) con la finalidad de promover el uso sostenible del recurso natural agua y mejorar su gestión. Debemos evitar que este tema sea politizado y tomado como un pretexto para promover conflictos que desalienten las inversiones que requiere el Perú para recuperar su ritmo de crecimiento. 

La recuperación de la inversión minera en el Perú es factible y se fundamenta en las siguientes variables estratégicas: 

a) Costos competitivos para la inversión minera, dado que el país se ubica cerca del primer cuartil en costos de operaciones 

b) Presencia en el país de yacimientos de clase mundial de cobre, oro, hierro, polimetálicos, no metálicos y estratégicos de uranio, litio y otros requeridos por la industria mundial del futuro 

c) Costos bajos en energía y 

d) Personal técnico altamente capacitado y experimentado.

A este abanico de oportunidades se debe sumar el entorno facilitador de inversiones que el Estado Peruano contemple. 

En este aspecto, el Ingemmet continuará las investigaciones geológicas, priorizando la actualización de la Carta Geológica Nacional, la prospección geológica por metales estratégicos, recursos no metálicos y recursos geotérmicos, con la finalidad de poner en valor áreas con potencial geológico-minero que a la postre serán incorporadas a la cartera de prospectos mineros del país, tal como los prospectos de Colca y Jalaoca. 

El rol geológico, minero y metalúrgico del Ingemmet, se tiene que potenciar para continuar para seguir generando información básica y útil para los inversionistas y continuar la labor de mantenimiento y modernización de sus laboratorios, sistemas informáticos en línea: Geocatmin, Sidemcat, Geocatmin Económico, Sistema de Gestión de la Calidad (ISO:9001), investigación científica, entre otras actividades.

Como país en vías de desarrollo requerimos incrementar la actividad exploratoria a efecto de poner en evidencia y aprovechar oportunamente los recursos minerales que posee nuestro país. 

Los invito a promover la “exploración minera” por tratarse de una actividad de mucho riesgo económico, pero de gran importancia para la economía peruana. De cada mil estudios que se hacen en el terreno, salen 100 prospectos, de estos, un promedio de diez proyectos tiene éxito, y de ellos, en la práctica, solo se puede concretar una mina. Es decir, una proporción de mil a uno.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)