De 2018 a octubre de 2020, inversión en Mina Justa supera los US$1.400 millones

De 2018 a octubre de 2020, inversión en Mina Justa supera los US$1.400 millones

Cuando llegó la pandemia al Perú, en marzo, el avance del proyecto Mina Justa, de Marcobre, en Ica, había superado el 80% y la construcción tuvo que suspenderse por las medidas gubernamentales adoptadas para mitigar los contagios en todo el Perú. Ahora la gerencia se enfoca en recuperar el tiempo perdido, minimizar el aumento de costos, y ultimar los detalles para el inicio del proyecto de cobre en marzo de 2021. ¿Cuánto dinero ha invertido la empresa, subsidiaria de Minsur, en su proyecto de cobre, situado en Ica, a la fecha? La data oficial más reciente es la que culmina en octubre. Según el Ministerio de Energía y Minas, Marcobre ha inyectado en total en el desarrollo de su proyecto, desde que inició su construcción en 2018, unos US$1.409 millones, lo que implica que la empresa ha asignado alrededor del 88% del presupuesto previsto para el proyecto. Mina Justa es un proyecto cuya inversión total ronda los US$1.600 millones. Solo de enero a octubre de 2020, la organización ha desembolsado US$412 millones en Mina Justa: US$201.7 millones lo han destinado al rubro “planta de beneficio”, unos US$29 millones a equipos, US$48 millones a “desarrollo y preparación” y los restantes US$115.4 millones a “otros”.

El proyecto considera dos instalaciones de procesamiento que utilizarán un concentrador de sulfuro de cobre y una instalación de óxido SX-EW de lixiviación. En lo inmediato, la compañía trabaja además en un plan de exploración en el terreno donde está ubicado el yacimiento dado que están convencidos de que el potencial de Mina Justa es aún mayor. Por ahora, la vida útil de la mina es de 18 años pero Marcobre espera extenderla por lo menos hasta los veinte.

La planta de sulfuros de Mina Justa, la planta concentradora de la operación de Marcobre en Ica, procesará 750 toneladas de mineral por hora, una vez alcance su capacidad máxima de diseño, y lo hará utilizando agua de mar. Una de las novedades tecnológicas es una chancadora terciaria HPGR cuyo objetivo, explicó  Carlos Zambrano, superintendente de Concentradora, es “reducir el tamaño de la partículo hasta los 6 milímetros” y luego pasar a otra etapa del proceso productivo que disminuye aún más el tamaño de la partícula, “hasta las 150 micras, el grosor de un cabello”, en un molino de bolas.

Además de su baja altitud (800 msnm), otra de las ventajas de la operación, sostuvo el operario de Mina Justa, que ya tiene un avance de construcción superior al 92% y espera iniciar la operación comercial en 2021, es su cercanía al mar. Alrededor de US$100 millones ha invertido Marcobre en la construcción de un terminal en el que desembarcarán insumos químicos pero desde el que también extraerán agua de mar, a razón de 900 m3/hora. “Recepcionamos el agua de mar y la distribuimos tanto para la planta de óxidos, como en esta, de sulfuros”, explicó Zambrano a Marcobre Informa TV. “El uso de agua de mar es una ventaja competitiva porque es abundante y está disponible”. La capacidad de producción anual de cobre en Mina Justa, según sus expedientes, será de 150.000 toneladas finas pero desde Empresas Copec, dueña de Alxar Minería, accionista de Marcobre, sostienen que el inicio de producción será prudente mientras se trabaja en su ramp-up.

Mina Justa cuenta con 22 camiones CAT 793D, y desde Marcobre sostuvieron que esperan hasta fin de año añadir 4 unidades más a la flota. Hace cerca de dos años se anunció que la empresa representante de Caterpillar fue elegida para proveer una flota de más de 50 equipos CAT a Mina Justa, de Marcobre. A la fecha, Ferreyros ya ha entregado la mayor parte de esta importante flota. El proyecto contribuirá con 100.000 toneladas métricas finas y 58.000 toneladas de cátodos del metal rojo. Además se constituirá como la segunda operación minera en el Perú en utilizar agua de mar para los procesos mineros, sin devolver residuo alguno al océano. Mina Justa está ubicada en el desierto costero, a 35 kilómetros de distancia de San Juan de Marcona y a 13 kilómetros de la Panamericana Sur. El proyecto es un yacimiento de cobre que tendrá una vida útil de 16 años de operación y en ese lapso aportará US$1.000 millones en contribuciones al fisco, de los cuales un aproximado de US$400 millones se quedarán en Ica. 

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)