Construcción de línea ferroviaria para trasladar ácido sulfúrico a Tía María iniciará en el 2020

Construcción de línea ferroviaria para trasladar ácido sulfúrico a Tía María iniciará en el 2020

En el 2020 empezará la construcción de una carretera y un tramo de ferrocarril que servirá para conducir el ácido sulfúrico a las instalaciones del proyecto minero Tía María, anunció el presidente de Southern Copper en Perú, Óscar Gonzales Rocha, durante una entrevista con Red de Comunicación Regional (RCR). «Todos esos trabajos van a tener que empezar realizar el año que viene», enfatizó.

Un folleto informativo sobre Tía María, elaborado por la PCM y cuatro ministerios en el 2015, revela que el ácido sulfúrico, a utilizar en el proceso de lixiviación, provendrá de Ilo. Desde esta ciudad, será transportada por vía marítima al puerto de Matarani, y luego por vía férrea será trasladada a la zona de lixiviación del proyecto cuprífero, sin atravesar zona agrícola o población alguna.

Southern Peru, según destaca una nota de Prensa Regional, planea construir un ramal ferroviario de 32 kilómetros de largo desde la Estación de Guerreros (altura del Km. 30 del FFCC Matarani-Mollendo) hasta la zona de Pampa Cachendo, donde están ubicadas las principales instalaciones de la planta de procesamiento de Tía María. Esta línea férrea servirá para el ingreso de ácido sulfúrico y salida de cátodos de cobre al puerto de Matarani.

“Después de más de 10 años de estar esperando ese proyecto, por los diferentes problemas que se presentaron, tendremos el gusto de llevarlo a cabo para beneficio de los distritos de Cocachacra, Mejía y Punta de Bombón, así como como para la provincia de Mollendo y para el puerto de Matarani, que sería la entrada y la salida de nuestra producción de cobre. Lógicamente los beneficios también serán para la región Arequipa por los impuestos que esta producción generaría”, dijo Gonzales Rocha a RCR.

Tía María, con licencia de construcción aprobada, generará 120,000 toneladas métricas finas de cobre por cada año. Además, para su construcción, requerirá la inversión de US$ 1,400 millones y la participación de 3,600 personas. «Estamos capacitando personal de Tambo, Mejía, Mollendo y Cocachacra, con el objeto de poder utilizar (mano de obra) de la localidad (para) que nos ayude a empezar la construcción de lo que teníamos planeado para el 2020”, destacó el presidente de Southern Peru.