Conflicto social y sobreregulación, principales enemigos de la inversión minera este año

Conflicto social y sobreregulación, principales enemigos de la inversión minera este año

A los ojos del mercado externo, el Perú es uno de los bastiones más fraternos para recibir el capital de la industria extractiva. No obstante, el 2019 podría convertirse en uno de los períodos más negativos para la minería, según los pronósticos de la SNMPE, el gremio minero-energético más influyentes en el sector.

En representación de esta asociación, el presidente Manuel Fumagalli dilucidó que la inversión minera para el presente año descenderá de US$ 6,000 millones a US$ 5,000 millones, como consecuencia de los incansables paros y conflictos mineros que golpean no solo a la economía de las empresas mineras del sur de Perú, sino también a la economía regional.

Recordemos que, actualmente, los enfrentamientos entre población y proyectos mineros más representativos son el de Arequipa-Tía María y Moquegua-Quellaveco. En el primero se exige la anulación de la licencia de construcción, mientras que en el segundo caso se demanda una mayor cuota de trabajadores locales.

Solo en el caso de Tía María, se advierte la afectación a las exportaciones de cobre por el bloqueo de 25 días al puerto de Matarani. Las pérdidas en este rubro rondan los US$ 500 millones, según confesó Manuel Fumagalli.

El mismo ejecutivo alertó, además, que otro de los impedimentos para la dinamización de las inversiones mineras es la excesiva regulación de normas y trámites, que no hacen mas que alejar al capital de las empresas ya operativas en el Perú y a potenciales inversionistas.

«Existen 250 leyes, normas y reglamentos que regularizan la minería peruana», especificó. Adicionalmente, complementó que esta sobreregulación «tiene una carga fiscal del 47.8% muy por encima de Chile, Australia y Canadá».