Comunidad de Fuerabamba pretende desconocer acuerdo firmado con Las Bambas en 2011

Comunidad de Fuerabamba pretende desconocer acuerdo firmado con Las Bambas en 2011

La comunidad de Fuerabamba pretende desconocer el acuerdo con la minera MMG, operadora de la mina Las Bambas, la inversión minera más grande en la historia del Perú, ubicada en la región de Apurímac. Los pobladores de Fuerabamba quieren volver a sus terrenos y cobrar una indemnización de S/1,500 millones, luego de haber pactado con MMG, en 2011, la transferencia de sus terrenos a cambio de ser reasentados en una nueva urbanización.

El yacimiento Ferrobamba de Las Bambas se encontraba en un predio de propiedad de la Comunidad Campesina de Fuerabamba. Por ello la necesidad del reasentamiento de la comunidad del lugar.

Las tierras donde se desarrolla la operación minera Las Bambas pertenecen a la empresa desde el 23 de noviembre de 2011, fecha en que la comunidad campesina  transfiere el predio denominado Fuerabamba en favor de la empresa, a cambio de compensaciones económicas y de posesiones territoriales debidamente determinadas. En 2016, se finalizó al 100 % el proceso de reasentamiento físico, lo que representó un hito para la historia de la operación, sostiene MMG.

Según el diario Gestión,  tras cuatro años desde la mudanza, ningún poblador tiene título de propiedad. Además, sus vecinos, la comunidad Choaquere, amenaza con desalojarlos, alegando que los terrenos donde se edificó Nueva Fuerabamba aún son suyos por un supuesto incumplimiento de la minera, según informó el presidente de Choaquere, Herbert Alarcon, al programa televisivo Día D. 

La comunidad de Fuerabamba (Apurímac), la primera que aceptó dejar su tierra en favor de que sea posible llevar a cabo Las Bambas, bloqueó la carretera por donde la compañía de capitales chinos traslada el cobre y oro extraído hacia la costa del Perú. La comunidad de Fuerabamba pretende desconocer el acuerdo con la minera, volver a sus terrenos y cobrar S/ 1,500 millones por indemnización, acusando a MMG de falsificar firmas de algunos pobladores para quedarse con sus tierras.

MMG descartó esta acusación y negó que la ciudad pueda ser desalojada porque los títulos se encuentran en trámites. La presión de la comunidad no vendría de los comuneros, advierten diversos medios locales, sino de sus nuevos abogados, demandantes en varios conflictos mineros donde cobran un 3% de la indemnización.

El Ejecutivo declaró el estado de emergencia por 30 días en el corredor vial Apurímac-Cusco-Arequipa, ante las protestas registradas desde el 22 de agosto en algunas zonas adyacentes a Las Bambas. Refiere un despacho de El Comerio que el corredor vial Apurímac–Cusco–Arequipa fue liberado ayer domingo por la policía, tras el retiro de un grupo de comuneros de Fuerabamba, provincia de Cotabambas (Apurímac), que permanecían bloqueando esa ruta, en el sector de Yavi Yavi (Cusco), desde el pasado 22 de agosto. 

“La vía fue despejada en el kilómetro 141, donde los manifestantes habían dejado vehículos y cavado zanjas para interrumpir el paso de camiones hacia la mina Las Bambas”, sostiene el diario limeño.

Para los proyectos mineros, los requisitos de reasentamiento son determinados principalmente por la ubicación de los yacimientos de mineral. El yacimiento Ferrobamba de Las Bambas se encontraba en un predio de propiedad de la Comunidad Campesina de Fuerabamba. Además del yacimiento de mineral, se necesitaban áreas considerables de tierra para la construcción de la infraestructura principal del proyecto.

De modo que la minera, con el apoyo del Gobierno, diseñó el proceso de reasentamiento de la comunidad campesina de Fuerabamba. Nueva Fuerabamba, a nueva urbanización construida por Las Bambas para reasentar a los residentes de la comunidad de Fuerabamba, está ubicada entre las comunidades de Chila y Choaquere, en el distrito de Challhuahuacho, provincia de Cotabambas, región Apurímac.

El acuerdo de reasentamiento incluyó el planeamiento y la construcción de 441 viviendas para igual número de familias. Además cuenta con vías de acceso, un centro de salud, una institución educativa, una capilla, un salón comunal para reuniones diversas, un mercado, áreas verdes y un asilo de ancianos, entre otros.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)