Comunidad de Cancahuani sobre Las Bambas: «La minera tiene que compensarnos»

Han pasado 23 días desde que la comunidad de Cancahuani (Chumbivilcas, Cusco) inició el bloqueo a los camiones con concentrado de cobre de la empresa minera MMG Las Bambas en un tramo del corredor minero, en Cusco. A ella se sumaron siete comunidades más de la provincia, que ejecutan la misma medida de interrupción del tránsito. 

Raúl Molina, viceministro de Gobernanza Territorial de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), ofreció declaraciones a diversos medios locales para esclarecer dudas sobre los inconvenientes entre la minera Las Bambas y un sector de la población de la localidad de Chumbivilcas, que ha bloqueado la vía que utiliza la empresa para trasladar sus concentrados de cobre hasta las costas de Arequipa.

“El único tránsito que se está restringiendo es a la empresa Las Bambas. En el marco de la mesa provincial que tenemos con Chumbivilcas desde hace varios meses, uno de los acuerdos fue hacer una fiscalización ambiental de la vía”, declaró el funcionario al diario El Comercio. 

Más adelante, aseveró que “algunas comunidades a lo largo del corredor creen que la comunidad de Fuerabamba [Apurímac] tuvo una negociación directa con la empresa y aspiran o tienen la expectativa de un mecanismo similar”.  Especificó Raúl Molina que “el caso de Fuerabamba es que es una comunidad de Apurímac que fue desplazada. El terreno de Yavi Yavi no es comunal, sino privado tranzado en el mercado a diferencia de los terrenos de las otras comunidades, que son comunales. La situación es bien distinta y creo que habría, probablemente, asesores o expectativas en las comunidades que no están considerando suficientemente esa diferencia”.

Hay una diferencia fundamental en algunos tramos que están siendo bloqueados: el tramo donde está Yavi Yavi se incorporó al sistema vial en el 2016 como vía regional, y luego como vía nacional en el 2018. Pero el tramo de Muyu Orcco se incorporó al sistema vial en el 2008 y el tramo hacia el sur de Yavi Yavi también se incorporó el 2008, explicó el viceministro de Gobernanza Territorial. “Es un problema más complejo que simplemente derogar un decreto”, dijo.

El relato de Raúl Molina a El Comercio del inicio de este nuevo conflicto termina en un asunto pecuniario. “La comunidad de Cancahuani [Ccapacmarca] comienza con una agenda muy específica, diciendo que, como así había sido el caso de Fuerabamba, la minera tenía que compensarlos a ellos, y por eso hacen el primer corte”, manifestó. “La agenda que nos presentaron en Muyu Orcco es muy cerrada, que no permite dialogar sobre el desarrollo”.

La Constitución defiende la protesta pacífica, pero bloquear una carretera es un delito. Cuando se cierra una vía pública se afecta el derecho de los demás, recuerda Molina.

Han transcurrido 23 días desde el nuevo bloqueo del Corredor Minero Sur. Al medio Gestión, Raúl Molina aseveró que reanudarán las conversaciones con las comunidades si destraban la vía pública y si permiten el abastecimiento, entonces “podremos llegar a un arreglo”.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)