Comunidad ancashina llega a final de concurso global que busca ideas que «sanan» el agua

Comunidad ancashina llega a final de concurso global que busca ideas que «sanan» el agua

La comunidad ancashina de Cordillera Blanca en Canrey Chico de Olleros es uno de los diez finalistas del concurso internacional Solution Search: Water Pollution & Behavior Change luego de dar con una práctica y útil solución a la contaminación del agua en su zona.

En el 2020, los centros poblados de Canrey Chico y Campanayoc-Shallap, distrito y provincia de Recuay (Áncash), denunciaron que las aguas del río Negro, que consumía la población y el ganado, estaban contaminadas. 

Sin embargo, desde la década del 70 del siglo pasado, la población comenzó a percibir cambios en la calidad de agua, después de un fuerte terremoto. 

Como no la escucharon, la comunidad creó, a partir de la sabiduría ancestral, un sistema de biorremediación de la cuenca en la que se involucra a toda la comunidad y la academia, publicó el diario El Comercio.

A este fin se unieron investigadores científicos para proponer una solución confiable. Así, luego en la comunidad de Canrey Chico, en el distrito de Olleros, figuró la propuesta de construir un sistema purificador que colecta y trata el agua contaminada del río.

El trabajo implicó poner en marcha un Comité de Investigación Agropecuario Local (CIAL), el cual sumaron conocimientos los ingenieros del Instituto de Montaña, quienes enseñaron a monitorear la calidad del agua contaminada por el óxido tóxico de las rocas. 

Junto a los ingenieros del Instituto de Montaña y especialistas de la Universidad Nacional Santiago Antúnez de Mayolo, la comunidad ancashina construyó  un sistema purificador que colecta el agua contaminada del río en pequeñas pozas de sedimentación.

Estos hoyos, cada uno con cuatro metros de ancho y casi diez metros de alto, permiten que los metales que se desplazan por la corriente (hierro, plomo, cadmio, cromo, arsénico) se depositen en el fondo, haciendo las veces de una coladera.

Esta sistema no estaba completo sin la intervención del conocimiento local, que reconoce e identifica que algunas plantas absorben los metales del agua. Así, con el aporte de la comunidad ancashina, las pozas fueron complementadas con sistema de humedales naturales.

Plantaron alrededor de 900 totorales, una planta andina cuyas raíces tienen la capacidad de absorber los metales del agua.

En Canrey Chico, no existen las cabinas de internet, y no pueden ingresar por las deficiencias de conectividad a la pagina en la que postulan como solución innovadora.

 La iniciativa compite con Estados Unidos, China, Camboya y la India. Si quieres votar por ellos ingresa aquí.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)