Chile aprueba Ley de Eficiencia Energética y se propone reducir en 10% el consumo para 2030

Chile aprueba Ley de Eficiencia Energética y se propone reducir en 10% el consumo para 2030

“Por primera vez en la historia de Chile, tenemos una Ley de Eficiencia Energética, que nos llama a hacer un uso racional y eficiente de nuestros recursos y que abarca prácticamente todos los consumos energéticos de país: transporte;  industria y minería; y sector residencial, público y comercial. Esta es, sin lugar a dudas, una muy buena noticia ya que nos permite avanzar en la senda de la sostenibilidad, mejorando la calidad de vida de las personas, contribuyendo a un medioambiente más limpio y aumentando la productividad de nuestras empresas”, afirmó el biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet. La ley, la semana anterior. Además, declara al hidrógeno, expresamente, como combustible y entrega atribuciones del Ministerio de Energía chileno para normarlo y darle tratamiento de recurso energético.

El titular de Energía resaltó también que “la ley de eficiencia energética es parte del vertiginoso cambio de nuestro sector. Hace 10 años, nadie se habría imaginado que el 44% de la generación eléctrica sería en base a energías renovables”, a la vez que resaltó los múltiples beneficios que trae consigo el nuevo cuerpo legal: cubre los tres sectores que representan prácticamente todos los consumos energéticos del país: transporte (37%); industria y minería (40%) y sector residencial, público y comercial (23%).

En concordancia con lo anterior, Jobet explicó que, “por ejemplo, las viviendas nuevas tendrán una etiqueta de eficiencia energética, como las de los refrigeradores, informando los gastos energéticos de la edificación.  Esto permitirá a las personas tener mejor información al momento de arrendar o comprar viviendas. Además, y con la finalidad de promover un uso más eficiente y limpio de la energía en transporte, entrega las facultades para establecer estándares de eficiencia energética para los vehículos. Esto permitirá tener ciudades más limpias, silenciosas y con una mejor calidad de vida”.

Respecto de los beneficios a mediano plazo, el ministro Jobet indicó que “de aplicarse adecuadamente las medidas contempladas en la ley al 2030 tendremos una reducción de intensidad energética del 10%, un ahorro acumulado de US$15.200 millones y una reducción de 28,6 millones Ton CO2. Esto equivale a evitar el recorrido anual de 15,8 millones de vehículos livianos o a la absorción anual de 1,8 millones de hectáreas de bosque nativo”.

El Ministerio de Energía chileno elabora un Plan Nacional de Eficiencia Energética cada 5 años y se establece que el primer plan deberá contemplar una meta de reducción de intensidad energética de al menos un 10% al 2030 respecto al año 2019. Además debe contemplar una meta para los consumidores con capacidad de gestión de energía, consistente en la reducción promedio de su intensidad energética de al menos, un 4% en el período de vigencia del plan.

El plan comprende, al menos, los siguientes contenidos mínimos: eficiencia energética residencial; estándares mínimos y etiquetado de artefactos; eficiencia energética en la edificación y el transporte; eficiencia energética y ciudades inteligentes; eficiencia energética en los sectores productivos y educación y capacitación en eficiencia energética. Además, deberá establecer metas de corto, mediano y largo plazo, así como los planes, programas y acciones necesarios para alcanzar dichas metas.

La ley busca promover además, entre otros aspectos, la renovación del parque con vehículos más eficientes, con énfasis en aquellos de propulsión eléctrica. El proyecto de ley, además, mandata la fijación de estándares de eficiencia energética para el parque de vehículos nuevos. Los responsables del cumplimiento son los importadores y representantes de cada marca de vehículos comercializados en Chile.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)