CEO de Resemin: «Esperamos poder ofrecer nuestros equipos a batería a fines de 2022»

CEO de Resemin: «Esperamos poder ofrecer nuestros equipos a batería a fines de 2022»

James Valenzuela, CEO de la peruana Resemin refirió —en una entrevista concedida a Global Business Report— que, para la empresa, «2020 fue un año muy malo para muchos proveedores y fabricantes mineros como Resemin» y que «nuestra recuperación comenzó a partir de julio, pero aún así terminamos el año con pérdida neta por segunda vez en mis 32 años de vida empresarial. Por el contrario, 2021 ha sido el mejor año de toda la historia de Resemin, en el que hemos logrado prácticamente duplicar nuestras ventas y vender 122 máquinas». 

Sin embargo, añadió, «un reto al que nos tuvimos que enfrentar fue la crisis de la cadena de suministro, que no nos permitió fabricar ni vender todo lo que queríamos».

Ahora, una de las prioridades de Resemin es consolidar su jumbo dual. «Para ello se van a requerir varios años, porque es un equipo muy disruptivo y a muchos mineros les resulta difícil concebir que una sola máquina pueda realizar tres tareas de forma mecanizada», dijo Valenzuela. «Además, queremos consolidar nuestros equipos long hole, cuya tecnología debe demostrarse en el campo. Finalmente, esperamos poder ofrecer nuestros equipos a batería a fines de 2022».

Resemin, tradicionalmente, se ha centrado en Latinoamérica, pero recientemente, dijo Valenzuela, «México ha sido un mercado muy fuerte para nosotros, y ahora queremos expandirnos al resto de Norteamérica». «También estamos empezando a hablar con clientes en África y en India. En algunos países trabajamos con distribuidores de Caterpillar, mientras que, en otros, hemos decidido establecer nuestra propia distribución», añadió.

Subrayó que hoy las compañías mineras quieren incrementar la automatización de las máquinas, para que puedan desempeñar sus funciones de forma autónoma, trabajar mediante control remoto, o ser monitoreadas mediante sistemas digitales, por ejemplo. Sin embargo, la automatización implica depender de numerosos sensores electrónicos, que son muy vulnerables al pésimo ambiente de las minas subterráneas. «Por ejemplo, es difícil tener wifi de calidad dentro de la mina. Por tanto, muchas de las soluciones que se ofrecen en el mercado para automatizar estas máquinas dentro de la mina finalmente no funcionan», dijo. «Nosotros somos cautos y no abusamos de la automatización, y solo ofrecemos lo que sabemos que realmente va a funcionar».

Los equipos de Resemin que despertaron un mayor interés en 2021 fueron los de perforación para minería subterránea, como los empernadores o roof bolters. Suministraron alrededor de 49 unidades globalmente. El segundo modelo más vendido ha sido los equipos de la familia del MUKI, que son minijumbos para minería de vetas angostas. «Hemos vendido cerca de 30 unidades en todo el mundo [el año pasado], este es un nicho donde estamos bien consolidados desde hace un tiempo», dijo.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)