Cecilia Álvarez, de Hudbay Perú: «Ser minera fue un amor a primera vista»

Cecilia Álvarez, de Hudbay Perú: «Ser minera fue un amor a primera vista»

“Fue amor a primera vista. Ocurrió cuando tenía 24 años. Trabajaba en una mina en Cajamarca cuando llegaron las primeras palas mecánicas, eran gigantescas”.

El equipo que aparece detrás de Cecilia Álvarez es una pala – “Mi pala”, dice ella- utilizada en la gran minería para alimentar las tolvas de los camiones mineros.

Por lo común, por cada 15 camiones mineros hay una pala ubicada estratégicamente en algún punto del tajo. La pala en manos de Cecilia pesa 1,200 toneladas y tiene 20 metros de altura.

Además de palas, Cecilia puede operar cargadores frontales, excavadoras y manipuladores de cable. Lleva más de tres años en la unidad minera Constancia, el yacimiento de Hudbay Perú en el Cusco.

“Estás loca, Ceci, este trabajo es para hombres, no para mujeres. Nunca vas a subir a la pala”, le dijo un compañero cuando le confesó su sueño.

Cecilia ahora es madre de tres niños y su anhelo se hizo realidad, y cuando está en cabina, al mando de la pala, deposita los minerales “como si fueran flores” en los lomos de los equipos de acarreo.

“Como si fueran flores”. Cecilia ama su trabajo.