Camiones autónomos son puestos a prueba en los socavones de Chile

Camiones autónomos son puestos a prueba en los socavones de Chile

Uno de los grandes desafíos que están afrontando los ingenieros de la estatal chilena Codelco es buscar la forma de tener un óptimo control de los camiones autónomos en las operaciones subterráneas.

A diferencia del tajo abierto, donde los camiones autónomos son monitoreados con el GPS que emite señales a un satélite, en el socavón no se puede utilizar esa tecnología para crear una red de posicionamiento. Además, dicha red debe adecuarse al interior del yacimiento para la circulación de los bólidos y en ese esfuerzo los profesionales de Codelco están trabajo codo a codo con empresas tecnológicas.

Para este año se proyecta que estos vehículos estén operando de manera regular en El Teniente

«Para nosotros este esfuerzo ha sido grande, pero muy gratificante. Estamos generando innovación chilena para mejorar los estándares de Codelco. Creemos que vamos por el camino correcto y estamos seguros que la innovación es la forma de construir una empresa de futuro», señaló Oscar Castañeda, director de Tecnologías Estratégicas de la minera, la semana pasada.

El proyecto, que está en etapa de prueba en la mina Esmeralda en División El Teniente, tiene como objetivos principales: mejorar la seguridad de los trabajadores al retirar a las personas de los sectores de riesgo; aumentar la productividad, ya que una misma persona puede operar varios equipos; y racionalizar la utilización de los equipos porque éstos pueden ser utilizados por una mayor cantidad de horas efectivas.

Los camiones autónomos de Codelco están diseñados para trabajar de forma continua, navegar por rutas predefinidas, posicionarse en áreas de carguío y avanzar a una velocidad predeterminada. Estas características permiten operar con mayor seguridad, tener una continuidad operativa inigualable y reducir costos de mantención y operación.

Para este año se proyecta que estos vehículos estén operando de manera regular en El Teniente y para el 2020 se espera que lleguen a la nueva mina Chuquicamata Subterránea.