Buenaventura experimenta su «jueves negro» en la Bolsa de Valores de Nueva York

Buenaventura experimenta su «jueves negro» en la Bolsa de Valores de Nueva York

Hoy la Bolsa de Valores de Lima suspendió las  operaciones tras una caída de más del 10%. Pero no el parqué neoyorkino. En ambas cotiza sus títulos valores Compañía de Minas Buenaventura y en ambas también ha tenido un desempeño para el olvido. Sus acciones perdían valor a medida que transcurría el día. En la BVL se detuvo la hemorragia pero no en la Bolsa de la Gran Manzana. 

El mercado ha castigado duramente esta semana a la empresa. Allí, en donde nadan los tiburones de Wall Street, las acciones de la minera de los Benavides ha  cerrado en US$6.52, su cotización más baja desde febrero de 2016. Abrió hoy jueves en US$7.88. El día anterior cerró en US$8.51. En esta jornada de “jueves negro” se ha desplomado 23.38%. Pero lo que no queda claro si este es un efecto pasajero o permanente. 

Compañía de Minas Buenaventura iniciaba el 2020 en la Bolsa de Valores de Nueva York con títulos valores por encima de los US$15. Ahora su caída, en poco más de dos meses, es estrepitosa. Por supuesto, no ha tocado el fondo de US$4 la acción, con los que comenzó el 2016, año poscrisis, pero tampoco está muy cerca de su histórico desempeño de US$50.64 de noviembre de 2010.

La razón externa del desplome está en la caída de los precios del cobre y el zinc, que representan el 37.4% de las ventas de la minera, por la propagación del coronavirus. Aunque el consenso del mercado es que este impase es momentáneo. El cobre ha caído cerca de 10% en lo que va del año y 13% ha reculado el zinc. Y a ello hay que sumar la paralización de las operaciones en el yacimiento Orcopampa. 

Buenaventura ha adelantado que este año generará menores ventas debido a su plan de reducción de cuellos de botella. Menores ingresos implica una reducción en sus ganancias. De modo que los tiburones de Wall Street esperan, en síntesis, que la rentabilidad de la empresa sea negativa. Nada de carne para los tiburones.

Los estados auditados de Buenaventura reportan una utilidad neta negativa después de impuestos de US$28 millones y un pasivo corriente -deuda de corto plazo- de US$565 millones. Los costos operativos en la empresa, si bien se han reducido, siguen siendo muy altos. Del total de sus ingresos en 2019, unos US$867 millones, casi US$800 millones son costos operativos: pago a proveedores y empleados. 

Importantes accionistas de Buenaventura son Van Eck Associates Corporation, Blackrock, Morgan Stanley, FMR, y diversos fondos mutuos. En US$626 millones se ha situado la deuda de la empresa, y la que más ha crecido es la corriente, la que vence a un año. 

Buenaventura tiene directamente cuatro unidades mineras operativas (Uchucchacua, Orcopampa, Julcani, y Tambomayo), tres unidades mineras descontinuadas (Mallay, Poracota y Shila-Paula), y una unidad minera en etapa de desarrollo (San Gabriel). Asimismo, la compañía tiene el control de Sociedad Minera El Brocal S.A.A. que opera la mina Colquijirca; de Minera La Zanja S.R.L. que opera la mina La Zanja; de El Molle Verde S.A.C.  que opera Trapiche, una unidad minera en etapa de desarrollo; y de otras empresas dedicadas a la generación y transmisión de energía eléctrica y de diversas actividades. Todas estas operaciones se desarrollan en el Perú. También es accionista de Yanacocha y Sociedad Minera Cerro Verde. 

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)