BID Invest y Engie crean primer piloto en el mundo para monetizar costos de la descarbonización

BID Invest y Engie crean primer piloto en el mundo para monetizar costos de la descarbonización

BID Invest, miembro del grupo BID, y Engie Energía Chile sellaron el lunes un acuerdo por US$125 millones para financiar la construcción, operación y mantenimiento del Parque Eólico Calama (151 MW) en la región de Antofagasta, marcando un paso relevante para la industria energética y la creación del primer piloto en el mundo en monetizar los costos de la descarbonización. “Desplaza las emisiones de gases de efecto invernadero evitadas por el cierre anticipado de las centrales termoeléctricas de carbón y las reemplaza por proyectos de tecnología limpia”, explicó la empresa.

Publica Diario Financiero que hace dos años, durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), se suscribió un acuerdo de entendimiento entre Engie y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para desarrollar un instrumento innovador que permitiera financiar inversiones en renovables y acelerar al mismo tiempo la reducción de emisiones. El Parque Eólico Calama, el proyecto que recibirá el financiamiento, contará con 36 aerogeneradores con una capacidad instalada de 4.2 MW cada uno, lo que permitirá que genere un total de 151 MW de energía renovable.

El Parque Eólico Calama, el proyecto que recibirá el financiamiento, contará con 36 aerogeneradores.

Este mecanismo incentiva el adelanto voluntario del cierre de las plantas de carbón respecto de diversos escenarios, uno de ellos, por ejemplo, la vida útil de las plantas. “De ese modo, solo contamos las emisiones evitadas durante los años de anticipación del cierre y serán efectivamente desplazadas por el parque eólico de Calama. La metodología de BID Invest se centra en cómo contamos esas emisiones que se evitan“, explicó la directora general de Negocio de BID Invest, Gema Sacristán, al Diario Financiero.

El instrumento financiero funciona así: tras definir el conteo de gases GEI, se asigna un precio mínimo, resultado de un análisis de los mercados voluntarios de carbono (que ya existe). El monto resultante de esa multiplicación se convierte en un incentivo, que es aplicado como una reducción en la tasa interés en uno de los tramos del préstamo: el proveniente del CTF‘. 

Sacristán detalla que “esta es la primera vez que se estructura un paquete financiero de este tipo en el mundo“. En este caso, “es la primera vez que dicha contabilización se aplica a los gases efecto invernadero que serían evitados por el cierre anticipado de unidades termoeléctricas de carbón, cuya monetización permite, a la vez, reducir el costo de financiamiento de reemplazar dichas unidades por la generación de energía renovable“. 

Añade que lo que hemos diseñado en BID Invest es un mecanismo que permite reducir el coste de la descarbonización a través de una compensación al emisor de gases efecto invernadero que le incentiva a acelerar el reemplazo voluntario de sus operaciones a base de carbono por fuentes limpias“. En el caso de que se creara un mercado de carbono regulado durante la vigencia del préstamo, tanto el CTF como Engie compartirían cualquier incremento sobre el precio mínimo del carbono.

El hito llevó a que, durante 2020, la francesa pasó por un proceso de due diligence en el cual el equipo del BID y la certificadora internacional Vigeo Eiris tuvieron la oportunidad de visitar sus operaciones en Chile, lo que permitió afinar la estructuración de este primer instrumento financiero cuyo lanzamiento oficial entre las partes se materializó este lunes.

El financiamiento -que tiene un plazo de 12 años- está compuesto por tres tramos de préstamos: uno proveniente de los recursos de BID Invest, por US$74 millones; un segundo de US$15 millones de financiamiento del Fondo de Tecnología Limpia (CTF, por sus siglas en inglés) y un tercero de US$36 millones del Fondo Chino para la cofinanciación en América Latina y el Caribe (China Fund). 

Además, el fondo multidonante NDC Acelera administrado por el BID y fondeado por el Fondo de Desarrollo Nórdico, Austria, Holanda y Suecia, financiaron el trabajo técnico que acompaña la transacción.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)