Automatización de planta de ventas de Refinería Conchán optimizará tiempos de despacho

Automatización de planta de ventas de Refinería Conchán optimizará tiempos de despacho

La automatización de la planta de ventas de la Refinería Conchán transformará el servicio del despacho de combustibles en un giro de 180 grados. «El proyecto está para implementarse en el corto plazo, estamos en las pruebas finales, por lo que en enero 2020 es probable que el servicio estará al 100%, lo que acortará los tiempos de servicio», dijo la subgerente Janet Zehnder.

La remozada planta de ventas repartirá a cada camión cisterna un ticket de atención que será canjeado por una tarjeta de suministro. El cliente deberá presentar esta tarjeta a un dispositivo lector para abrir la tranquera y continuar su marcha hacia una balanza que determinará la isla de despacho a utilizar. Una vez en la isla, lo siguiente será conectar las mangas de suministro al tanque, el sensor de sobrellenado y la puesta a tierra para que luego el sistema inicie el servicio automático. «Al terminar el despacho, el cliente pasa a la balanza, la cual registra el peso de salida, finalmente el cliente devuelve la tarjeta», pormenorizó.

Todas estas actividades serán monitoreadas por paneles de control y un circuito cerrado de televisión, junto a un operario en campo.

Si bien tiene una capacidad instalada mayor, la planta de ventas de la Refinería Conchán actualmente abastece hasta 350 camiones por día y el tiempo de atención promedio es de 30 minutos por cisterna. «En esta planta contamos con 7 islas de despacho para productos blancos y todas ellas poseen 6 brazos de carga, cada una, para suministrar distintos productos en simultáneo a cada camión», explayó

Por día, la planta de ventas despacha 32 mil barriles por día, volumen que engloba a productos como el diésel, gasolinas, asfaltos, solventes y residuales.

Nuevamente operativa

Tras las etapas de inspección y mantenimiento general, la Refinería Conchán reinició operaciones desde la segunda semana de diciembre. Janet Zehnder explicó que esta ha sido la primera vez que la refinería ingresa a un proceso de revisión completa, el cual implicó la suspensión total del proceso productivo y la intervención de los equipos para realizar reparaciones menores y mayores, con el propósito de renovar el contómetro de vida útil de 20 años.

El mantenimiento total requirió una inversión de S/ 19 millones y la participación de 600 trabajadores entre personal de Petroperú y empresas contratistas. Tras ello, ahora la refinería podrá duplicar su producción de planta a 13,000 barriles por día.