«Aunque las tierras raras son tremendamente importantes, no son indispensables»

«Aunque las tierras raras son tremendamente importantes, no son indispensables»

Reuters.- Es probable que el sector de tierras raras enfrente una mayor sustitución a menos que la producción aumente drásticamente para cerrar una brecha de oferta que se avecina, advirtió un ejecutivo de la industria.

La demanda de imanes permanentes de tierras raras, clave para los vehículos eléctricos (EV) y las turbinas eólicas, se disparará a medida que los gobiernos y las empresas intensifiquen sus esfuerzos para reducir las emisiones de carbono.

«Aunque las tierras raras son tremendamente importantes, no son indispensables. Con suficiente motivación, suficientes recursos y suficiente capacidad intelectual, se pueden diseñar», dijo Constantine Karayannopoulos, CEO de Neo Performance Materials.

«A los precios de hoy, todo el mundo gana dinero … pero mi advertencia es que la industria debe tener mucho cuidado de no matar a la gallina de los huevos de oro», dijo esta semana en la 17ª Conferencia Internacional de Tierras Raras de Metal Events. Neo produce metales de tierras raras, aleaciones e imanes en Norteamérica, Europa y Asia.

El precio del praseodimio, que se utiliza en imanes para vehículos eléctricos, teléfonos inteligentes y equipos militares, se ha más que duplicado en los últimos 14 meses a alrededor de US$ 102 por kilogramo.

Esto se compara con un pico de alrededor de US$250 el kilogramo en agosto de 2011 después de que el productor dominante China amenazara con tomar medidas drásticas en las exportaciones.

Tras el alza de precios de hace una década, muchas empresas buscaron reducir la dependencia de las tierras raras y Reuters descubrió en julio que los fabricantes de automóviles, que ascienden a casi la mitad de las ventas mundiales, dicen que están limitando su uso.

El sector de tierras raras debería «expandir masivamente la producción» para que los precios se mantengan en niveles competitivos para los usuarios industriales a medida que aumenta la demanda, dijo Karayannopoulos.

Se espera que la demanda de materiales para fabricar imanes permanentes aumente en un promedio del 22% anual hasta 2030 y se necesitan alrededor de US$ 6,000 millones de inversión para crear un nuevo suministro, dijo David Merriman de la consultora Roskill.

«Si los precios continúan aumentando o se vuelven incómodos para algunos productores intermedios, habrá más inversiones para buscar el diseño de estos materiales a partir de sus productos», dijo en la conferencia. Se esperan déficits para alrededor de 2024, agregó Merriman.

Autor: Energiminas (info@prensagrupo.com)